LAS GOLDEN VISA: INVERTIR PARA RESIDIR

March 2019

LAS GOLDEN VISA: INVERTIR PARA RESIDIR

REGINA BAREÑO ASÚA
ADMINISTRATIVE

Madrid junto con Barcelona y la Costa del Sol son los principales destinos españoles de las inversiones inmobiliarias procedentes de la denominada “Golden Visa”: visados y autorizaciones específicas para ciudadanos extranjeros que realizan importantes inversiones en el país.

Desde que se aprobó la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, las inversiones inmobiliarias vinculadas a estos visados no han dejado de crecer.

España es un país con gran atractivo para los extranjeros. Hasta la fecha se han concedido más de 25.000 visados “golden visa”, siendo los extranjeros de nacionalidad china los que han liderado todos los años el número de visados obtenidos. Los rusos, aunque en disminución, son todavía la segunda nacionalidad más frecuente seguida por los estadounidenses y los brasileños, que están experimentando un notable crecimiento. Los residentes indios son los quintos y en sexto y séptimo lugar aparecen los dos primeros países hispanoamericanos, Venezuela y México.

La Ley 14/2013 estableció un marco específico y especializado en España para favorecer la entrada y residencia de profesionales altamente cualificados, inversores, emprendedores, investigadores o trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales dentro de la misma empresa o grupo.

¿Qué es la Golden Visa Española?

La Golden Visa es un visado de residencia especial para inversores que permite residir temporalmente en España a aquellas personas que inviertan en propiedades o realicen inversiones significativas en territorio español.

La Golden Visa permite además al titular traer a España a sus familiares, cónyuge o pareja registrada, hijos menores de edad e hijos mayores de edad que sean dependientes.

¿Qué duración tiene?

Con este permiso el solicitante puede residir y trabajar en España por una duración de 1 año, salvo la adquisición de inmuebles mediante contrato de arras en cuyo caso es de 6 meses. Una vez formalizado el contrato de arras, se debe solicitar el visado.

Transcurrido el año, se debe solicitar una Autorización de Residencia, que tiene una permanencia inicial de 2 años, si se mantiene la inversión y demás requisitos que marca la Ley, siendo 5 años la duración máxima de los permisos de residencia.
Además, el permiso de residencia permite la libre circulación en los 26 países de la zona Schengen, la mayoría de los países de la Unión Europea salvo aquellos países no adheridos al tratado de Schengen como Reino Unido, Irlanda y Chipre.

¿Qué inversión se requiere?

  • Inversión inmobiliaria con un valor mínimo de 500.000 euros.
  • La inversión en capital social como acciones o participaciones en empresas españolas por un valor de 1 millón de euros.
  • Depósitos bancarios de 1 millón de euros.
  • Inversiones en deuda pública española de 2 millones de euros.
  • Inversión en la constitución de empresas orientadas a la innovación científica y tecnológica que supongan gran interés económico para España y lleven asociadas la creación de puestos de trabajos.

En el caso específico de España, el otorgamiento de este tipo de visados goza de unos plazos simplificados de tramitación y cada vez atraen a mayor número de inversores. Pese a todo, este mecanismo no está exento de polémica. Desde Bruselas se ha alertado de los riesgos para la seguridad en la Unión Europea, pues estos visados no sólo atraen a los grandes capitales sino también a quienes obtienen ese dinero de actividades ilícitas.

admin